#MujeresViajando Alexandra David-Néel: La viajera del Tíbet

AlexandraDavid-Néel1

Continuando con nuestra serie sobre mujeres extraordinarias que con sus viajes rompieron paradigmas, hoy queremos hablar de Alexandra David-Néel, una periodista, escritora, pensadora, anarquista, exploradora y hasta cantante de ópera franco-belga cuya vida y obras, sin duda alguna, pueden ser de gran inspiración para todas nosotras.

Alexandra nace en 1968 en París, aunque apenas con seis años se muda a Ixelles, en Bruselas. Desde muy temprana edad, se caracteriza por sus ganas de explorar y por aborrecer cualquier tipo de cadenas. Se sublevó constantemente contra la estricta educación católica que su madre quiso imponer, contra las normas de la clase media en la que se crió y, en general, contra el aburrimiento de las reglas que las mujeres debían acatar en su época.

La gran viajera feminista, anarquista y orientalista

La sed de libertad de Alexandra era tal que con tan solo 17 años, alimentada por las lecturas filosóficas que venía haciendo, huyó sin dinero a las orillas del lago Maggiore (ubicado al norte de Italia y Suiza). Su madre la recogería unos días después; sin embargo, sus ganas de aventuras no serían aplacadas:  un año más tarde, en 1886, huye de nuevo, esta vez para hacer un viaje en bicileta que la llevaría desde Bruselas hasta España.

Para aquél que sabe mirar y sentir, cada minuto de esta vida libre y vagabunda es una auténtica gloria

Durante su infancia y adolescencia, Alexandra se codea con Elisée Reclus, un geógrafo amigo de la familia, que le presenta las ideas anarquistas y feministas de la época. Cuando cumplió la mayoría de edad (21 años), abandonó su casa y se mudó a su natal París, donde crecería su interés por la ideología anarquista, además de que ahí se abocó profundamente al estudio de las filosofías orientales.

AlexandraDavid-Néel2

Su interés por el orientalismo la acompañaría toda su vida y aumentaría aún más su pasión por los viajes. Además, Alexandra estudiaba canto y piano, algo que le permitió viajar por ciudades lejanas como Atenas o Túnez, siendo la primera cantante en la Ópera de Hanoi.

En uno de estos viajes conoce a Philippe Néel, con quien se casa en 1904. Por supuesto, Alexandra no era una mujer que estuviera hecha para ser ama de casa: En 1911 le anuncia a su esposo que se va a la India durante 18 meses para continuar con sus investigaciones orientalistas. No regresaría sino después de 14 años, aunque ambos mantendrían una correspondencia habitual, hasta que él muere en 1941. Más de 3000 cartas intercambiaron en esos años.

Durante sus años de búsqueda espiritual y retiro en Sikkim (al norte de la India), Alexandra David-Néel conoce a Aphur Yongden, un joven que se convertirá en su hijo adoptivo y compañero de viajes. También, durante su estancia en la India, Alexandra consigue una audiencia con el Dalai Lama XIII, convirtiéndose en la primera mujer occidental en lograr esta hazaña.

Alexandra David-Néel junto a Aphur Yongden
Alexandra David-Néel junto a Aphur Yongden

Contando con 56 años, Alexandra emprendió una de las más grandes aventuras en su vida: llegar a Lhasa, la capital tibetana que se encuentra rodeada por las montañas del Himalaya, a través de una ruta que nadie antes había hecho. Esta excursión, de más de 2000 km, sin duda fue difícil, pero también completamente épica. Alexandra logró llegar a Lhasa, disfrazada de monje mendigo, pues la ciudad estaba prohibida para las mujeres y para los extranjeros. En su entrada proclamó la frase «Lha Gyalo» (los dioses triunfaron). Hoy en día, los excursionistas cantan estas palabras cuando cruzan las montañas del Himalaya.

Tengo por principio no aceptar nunca una derrota, de cualquier clase y sea quien sea quien me la inflige

De vuelta a Europa y siendo una mujer famosa por los artículos que publicaba en diversos periódicos, se instala en Francia, donde durante varios años escribe y publica sus historias de viajes y da conferencias en toda la región.

Alexandra David-Néel, la por muchos considerada como la gran viajera del Tibet, murió el 8 de septiembre de 1969, a la edad de cien años, dejando atrás un trabajo político, filosófico y sobre exploraciones muy importante. Sus cenizas y las de su hijo adoptivo están dispersas en el río Ganges.

Si quieres saber más sobre MujeresViajando, no te puedes perder la historia de Isabelle Eberhardt.

Please follow and like us:
error
Isabel Castellanos

Antropóloga y blogger | Geek, cinéfila y amante de viajar.

2 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar